miércoles, 21 de octubre de 2015

Tarta de mascarpone y caramelo


Rica, rica, ricaaaaaaaaaa.
Una auténtica delicia, se deshacía en la boca. Ese toque suave del mascarpone, combinado con el caramelo.... mmmm. Lo podéis imaginar, verdad?
Además muy fácil y rápida. La hice en Thermomix, pero se puede hacer al vapor o en una olla pequeña y darle un golpe de batidora de vez en cuando.
Cuando hablamos de chocolate, siempre prefiero hacerlo al vapor y, en este caso, al ser blanco, con más motivo. Ya sabéis que el chocolate blanco se quema con mucha facilidad.
Y.... a que no adivináis qué lleva en la base y en la capa de arriba??????


No os voy a hacer sufrir mucho. Lleva bizcochos de soletilla. No os podéis imaginar el toque tan delicioso que le dan. Es impresionante, tenéis que probarlo.
Vamos con la receta, para que os podáis poner manos a la obra, ya.


Ingredientes: 
- 180 gr. chocolate blanco
- 250 gr. queso mascarpone
- 1/2 litro leche
- 200 gr. nata
- 100 gr. azúcar
- 2 sobres de cuajada
- bizcochos de soletilla
- caramelo líquido o sirope de caramelo


El primer paso es picar el chocolate unos segundos a velocidad 5-10. Si lo haces a fuego, lo troceamos y lo derretimos. 


Añadimos el queso, la leche, la nata el azúcar y los sobres de cuajada. Programamos 8 minutos, 90º a velocidad 4. En la opción de hacerlo al fuego, sólo tenemos que remover durante 8 minutos y si vemos que al final lo necesita, le metemos la batidora. 


Ahora remojamos los bizcochos. Yo uso caramelo un poco diluído, pero otras opciones son ponerle café, licor rebajado, etc. Empapamos bien el bizcocho y los vamos poniendo en la base de un molde desmontable, hasta cubrir toda la superficie. 


Podemos poner una capa de bizcocho o dos, depende del gusto de cada uno. Y, sobre la base, añadimos la mezcla que teníamos al fuego. 


Es posible que algún bizcocho o trocito de bizcocho rebelde suba a la superficie. No pasa nada, porque va a ir cubierta  y no se van a ver los trocitos. 


Lo demajos en el frigo hasta que esté bien cuajado. Yo lo suelo dejar toda la noche, pero con un par de horas sería suficiente. 


Cuando lo tengamos cuajado, le añadimos arriba otra capa de bizcochos de soletilla remojados. En esta ocasión, yo los desmigué y me recordó mucho al crumble. 


Y así de fáicl hemos elaborado un postre absolutamente exquisito. Ahora sólo queda probar y cerrar los ojos. 

Dulces besosssssssssss





3 comentarios:

  1. Otra tarta de queso que tengo que apuntar en mi lista de pendientes...Y ya se hace demasiado larga! Pero es que las tartas de queso, me encantan. Y esta tiene una pintaza increíble, sobre todo con ese caramelo que la hace irresistible!
    Un besote guapa.

    ResponderEliminar
  2. Pero que pinta! Lo que echo en falta un trocito para desayunar! Ojala y el bizcocho remojado por encima es todo un espectáculo

    ResponderEliminar
  3. Pero que pinta! Lo que echo en falta un trocito para desayunar! Ojala y el bizcocho remojado por encima es todo un espectáculo

    ResponderEliminar

Gracias por leerme.
Me encantaría que contaras qué te ha parecido mi entrada.