miércoles, 24 de febrero de 2016

Red Velvet Cupcakes (Hummingbird Bakery)


Estos cupcakes son una tentación. Nadie puede resistirse a ellos.
Y es que están deliciosos, son taaaaaaaan bonitos y además son famosos, jajajaja.


Son muy especiales para mí porque me recuerdan mi viaje a Londres, cuando fuí a sacar el título de PME. Podéis leer mi historia viajera aquí y aquí. 
Visitar la pastelería Hummingbird era una de mis prioridades. Tenía necesidad de probar sus míticos Red Velvet. Y luego publicaron un libro con sus recetas que, obviamente, compré. Y los hice. 


No recuerdo cuáles me gustaron más, pero éstos fueron una delicia. Aquí está la prueba: uno cayó mientras hacía las fotos. Y es que no puedo esperar, nunca puedo.


A mis niños les encantaron y éso es la evidencia absoluta de que estaban buenos. Yo pensaba que por el color los iban a rechazar y, al principio, los miraron raro. Pero cuando pronuncié la palabra chocolate ya cambiaron un poco la cara.


Y cuando los probaron, pues, en un rato, se habían acabado. Así que, espero que os animeis a hacerlos porque el resultado es muy original. Tienen ese color tan diferentes y ese sabor mezcla vainilla y cacao....mmmm


Vamos con la receta:
 60 gr. mantequilla a temperatura ambiente
150 gr. azúcar glas
1 huevo
10 gr. cacao en polvo
Colorante rojo (cantidad, al gusto)
1 cucharadita de extracto de vainilla
120 ml. de suero de leche o buttermilk
150 gr. harina
Un pellizco de sal
1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
1 1/2 cucharaditas de vinagre de vino blanco
Glaseado de queso crema


Precalentamos el horno a 175º
Batimos mantequilla y azúcar hasta obtener una crema blanquecina. Agregamos el huevo y batimos hasta que esté completamente incorporado. Añadimos la vainilla y el colorante rojo y volvemos a batir.
En un cuenco aparte mezclamos la harina, el cacao en polvo y la sal. Agregamos a la mezcla anterior, intercalando con el suero de leche. Batimos hasta que tengamos una mezcla lisa y homogénea.
Por último, incorporamos el bicarbonato y el vinagre y batimos dos minutos más.


Para quien no sepa qué es el suero de leche o buttermilk, o nunca lo haya usado, en otro post os enseñaré una forma facilísima de hacerlo en casa. Se tardan 5 minutos de reloj.
Con esta receta saldrán unos 18 cupcakes,más o menos.

Preparamos las cápsulas en la bandeja de cupcakes, llenándolos dos tercios de su capacidad. Yo suelo usar siempre la cuchara de los helados, es la forma más fácil y que menos derrama la masa.
No me digáis que no es una preciosidad la masa, es que me encanta!!!!
Horneamos 20-25 minutos. Los podemos pinchar para saber si están listos.


Una vez horneados, los sacamos y los dejamos reposar 5 minutos dentro del molde. Después, los sacamos y los ponemos en una rejilla. Cuando estén completamente fríos, ponemos sobre ellos la crema de queso. Yo usé requesón y azúcar glas.




Y ya los tenemos listos. Una pequeña joya dulce, que te hará quedar de lujo en una merienda, por ejemplo. 
Si lo hacéis, ya me contaréis.


Y no me he podido resistir a poner mi foto en la puerta de la pastelería Hummingbird, un momento sublime. 

Dulces besossssssssssssss






2 comentarios:

Gracias por leerme.
Me encantaría que contaras qué te ha parecido mi entrada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...