viernes, 18 de marzo de 2016

Rollo de carne relleno




¿Os animáis a preparar este delicioso plato para el finde?
Es una auténtica exquisitez. Yo lo he hecho varias veces para comidas con amigos y siempre ha tenido mucho éxito.
Puede que sea un poco entretenido, pero el resultado merece la pena.


Se puede tomar frío o caliente, con salsa o sin ella, acompañado de guarnición o sólo. Todas las opciones son perfectas. Lo que sí os recomiendo, es que si os animáis, compréis la carne en una carnicería de confianza. Recuerdo que una vez iba con prisa y compré la carne en un hipermercado y me arrepentí. Estaba bueno, pero... ni punto de comparación. Vamos a ver cómo se hace:


Ingredientes:

Una cabezada de cerdo
3 huevos cocidos
Bacon en lonchas
Jamón de York en lonchas
Queso en lonchas
1 cebolla
4 dientes de ajo
3 hojas de laurel
Piñones
Aceite, vino blanco, sal y pimienta
Un cuenco de harina


Abrimos la cabezada haciendo primero un corte en medio y después cortes en los laterales, de forma que queda como un libro. 


Salpimentamos la carne. La cubrimos con el jamón de york, después ponemos el bacon y, por último, el queso en lonchas. Esparcimos los piñones y ponemos los huevos cocidos en un extremo.


Enrollamos la carne (empezamos por el lados donde estaban los huevos) y la atamos bien con hilo. El hilo tiene que ir,tanto en vertical, como en horizontal.


Salmpimentamos de nuevo.
Ponemos la harina en una fuente y enharinamos nuestro rollo.


 Ponemos a calentar la olla exprés con aceite y metemos el rollo. Le vamos dando vueltas para que se dore por todos lados. Si es muy grande, como el de la foto, costará un poco de trabajo. Pero a nosotros no se nos resiste nada!!!


Una vez doradito, sacamos del aceite y reservamos. 
Está precioso, me encanta esta foto (puede que influya que recuerdo lo bueno que estaba, jeje).


Cortamos las cebollas en dados y pelamos los ajos. Los sofreímos, junto con el laurel, en el mismo aceite donde doramos anteriormente el pollo.


Volvemos a meter nuestros rollo y le añadimos un vasito de vino. Lo cubrimos con agua y cerramos la olla exprés. Lo ponemos a temperatura media-alta unos 40 minutos. 


Transcurrido ese tiempo, lo tenemos así. ¿Cuándo inventarán las fotos que puedan desprender aroma? Sería genial que pudiérais percibir el olor tan rico que había al abrir la olla.
Sacamos nuestro rollo y lo dejamos enfriar. No quitar los hilos hasta que esté bien frio porque se nos puede deshacer. Yo lo dejé toda la noche en el frigorífico y me quedó perfecto.


Lo decoramos como nos apetezca. Yo le puse perejil, tomates cherry y una rosas de patata (ya subiré la receta) y quedó bastante vistoso (creo).
Espero que os haya gustado. Dulces besossssssssss



miércoles, 16 de marzo de 2016

Thumbprint cookies




Estas galletas son un espectáculo. Si tuviera que definirlas diría que son "seda dulce". Tienen una suavidad en el paladar increíble, son como terciopelo. Una delicia, de verdad de la buena.


Cuando las probé pensé que hacía mucho tiempo que no tomaba unas galletas blancas tan ricas. Yo llamo "blancas" a las galletas que no llevan nada que les dé color: chocolate, canela, speculoos...
Y éstas merece la pena hacerlas hasta sin relleno porque están tan deliciosas, que no necesitan nada que adorne su sabor. 


¿Sabéis por qué se llaman thumbprint cookies?
El origen del nombre procede de la forma de hacerlas. "Thumbprint" en inglés significa "huella del dedo pulgar" y se elaboran haciendo una leve presión en la galleta con el pulgar para crear el agujero, que luego rellenaremos de mermelada, chocolate, etc. 

Vamos con la receta:


Ingredientes:

- 275 harina
- 225 mantequilla
- 170 azúcar 
- una pizca de sal 
- 1/2 cucharadita de levadura
- 1 huevo
- vainilla 
- mermelada 
- azúcar glas 


Batimos el azúcar y la mantequilla hasta que quede una mezcla cremosa. Añadimos el huevo y la vainilla y seguimos batiendo.


Aparte mezclamos harina, levadura y sal. La incorporamos a la mezcla anterior y volvemos a batir hasta que todos los ingredientes hayan quedado perfectamente incorporados.
Refrigeramos la masa un mínimo de una hora. Podéis hacerla el día anterior y dejarlas toda la noche refrigerando, así estará mucho más firme.


Transcurrido el tiempo de refrigeración, precalentamos el horno a 175º.
Cubrimos una bandeja de horno con papel vegetal y formamos bolitas. Hay que tener cuidado y separarlas lo suficiente para que luego no se peguen. Con la distancia que veis en la foto, se me pegaron, pero el sabor no se vio afectado, jeje.


Y éste es el momento "thumbprint". Presionamos ligeramente nuestra bolita para formar un agujero en la galleta.


Una vez que tenemos todas nuestras galletas con el agujero hecho, elegimos el relleno. Yo le puse tres diferentes:  mermelada de naranja amarga, mermelada de fresa y ganache de chocolate. 


En casa ganó el chocolate por goleada, bueno, más bien provocó alguna que otra pelea, cuando empezaban a escasear las de chocolate.


Horneamos durante 15 minutos o hasta que empiecen a dorarse. No excedáis el tiempo de horneado porque perderán la suavidad tan maravillosa que tienen estas galletas.
Con las cantidades de la receta salieron entre 28-30 cookies (no recuerdo bien). También dependerá de lo grandes que las hagáis, lógicamente. 


Al sacarlas del horno, las ponemos en una rejilla para que enfríen durante unos diez minutos. Las espolvoreamos con azúcar glas y después.... ya sabéis lo que viene, ¿no?


Llevé a la oficina una cajita para el café de las 9 y tuvieron mucho éxito. 
No voy a decir "espero que os gusten" porque tengo la certeza de que os van a encantar. 

Dulces besossssssssssss

martes, 8 de marzo de 2016

Las magdalenas de abuelita



Probablemente ésta sea la entrada que publique con más cariño. Porque es una receta de mi abuela, a la que todos llamábamos "abuelita". No le gustaba nada la palabra "abuela", decía que era muy seria y que abuelita sonaba más cariñoso. 
Mi abuela era una gran apasionada de la repostería. Echando la vista hacia atrás, en los ochenta, no estaba de moda la decoración de tartas y ella ya la ponía en práctica. Y no había apenas ingredientes y ella siempre encontraba la forma: la manga pastelera, unas guindas aquí, unos anisicos allá (así llamábamos a las perlas nonpareils)... Y al final, su tarta siempre era un espectáculo. 
Me encantaba sentarme a verla, apoyando la barbilla en la mesa. Con la esperanza de que me dejara ayudarla en algo, aunque casi nunca lo conseguía. Ahora la comprendo perfectamente, a mí me pasa igual. La pena es que no conservo casi ninguna receta de ella, aunque me quedan los recuerdos, que son mucho más importantes. 


Yo supongo que todos tendréis una receta de magdalenas de vuestras abuelas. Pero éste es el sabor de mi infancia, el olor que desprendía su horno, el aroma de su casa. 
Así que voy a compartir con vosotros lo que para mí es una joya. 

Ingredientes:


La receta original era así:

- 1 Kg. de huevos
- 1 Kg. de azúcar
- 1 Kg. de harina 
- 1 litro de aceite
- ralladura de limón
- 1 sobre de levadura 
- 4 gaseosas (los sobres dobles de ácido tartárico y bicarbonato)

Las cantidades son impresionantes, pero ella cuando hacía dulces siempre decía que tenía muchos "compromisos" y repartía magdalenas a todas las vecinas. Qué tiempos aquellos...
Yo he dividido por cuatro todos los ingredientes y salieron unas 20 unidades. 

¡¡ Empezamos !!


Precalentamos el horno a 175º.
Separamos las claras de la yemas.
Batimos las yemas y les añadimos el aceite. Batimos bien.


Añadimos el azúcar y seguimos batiendo. 


Incorporamos las ralladura de limón la vainilla. Volvemos a batir. 


Montamos las claras y las añadimos a la mezcla anterior. Volvemos a batir. Mezclamos la harina con las gaseosas y la levadura. Agregamos a la mezcla anterior y batimos hasta que tengamos una masa homogénea. 


Llenamos las cápsulas dos tercios de su capacidad. Espolvoreamos un pellizco de azúcar sobre la superficie y horneamos unos 30 minutos o hasta que las magdalenas estén doradas. 


Dejamos reposar unos cinco minutos dentro del molde y luego las sacamos y las dejamos enfriar en una rejilla. 
Yo, como soy tan bribona, la primera me la tomé caliente. Y es que ese olor no me dejaba vivir. 
¡Qué ricas estaban!


Espero que os gusten. Dulces besosssssssssss



miércoles, 2 de marzo de 2016

Tarta Kit Kat / Bizcocho de Nutella
























Hacía mucho tiempo que tenía ganas de hacer la tarta Kit-Kat. Es que es tan bonita, que puede servir hasta de decoración, ¿Os imagináis? jajajaja
Y pensé: este año se la voy a hacer a mi niña para su cumple. Dicho y hecho.


El día de antes se fue de convivencia con el colegio y se la llevó. Sus compañeros estaban emocionados. Me mandaron hasta audios diciéndome los riquísima que estaba. Y engordé varios kilos.
Ahí está la clave!!!! A mí no me engordan los dulces, sino la satisfacción de hacerlos, jajaja.
Como podréis imaginar, no hay fotos del corte, pero tuvo que ser un espectáculo.
Por dentro era así:



Podéis elegir el bizcocho que más os guste. Yo decidí hacer uno de Nutella, porque he contagiado la nutellosis a mi hija y sabía que le iba a encantar. Estaba muy rico. Os doy la receta: 


Ingredientes:

- 200 gr. azúcar
- 200 gr. mantequilla
- 4 huevos
- 200 gr. Nutella
- 200 gr. harina
- 1 cucharadita de levadura
- 1 pica de sal


Precalentamos el horno a 175º.
Batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una crema blanca. Incorporamos los huevos de uno en uno y batimos bien hasta que vuelva a quedar una crema esponjosa. Añadimos la Nutella. 


Esta foto me encanta. Es como un resumen gráfico del proceso. Tiene restos de la primera crema, restos de Nutella y mezcla de las dos. Cómo me gusta el proceso de elaboración, es genial ver cómo los ingredientes se van transformando y creando algo nuevo.... que luego está muy rico, jajaja.
Por último añadimos la harina con la levadura y la sal, mezclando muy bien. 


Engrasamos un molde. Yo usé uno redondo de 20 cm. 
Lo horneamos unos 40 minutos, pero como el tiempo de cocción varía en cada horno, recomiendo que lo pinchéis antes de sacarlo.


Para rellenarlo y cubrirlo hice una ganache de Nutella. Monté nata vegetal y, una vez montada, le añadí la misma cantidad de Nutella. Corté el bizcocho por la mitad, rellené con la crema y cubrí completamente. 
Para que se quedara firme, lo tuve toda la noche en el frigo, pero ésto es opcional. Después pequé los kit kats alrededor de la tarta, cubrí con Lacasitos y listo!!!


Si tenéis algo que aporta, preguntar, etc., ya sabéis que estoy a vuestra disposión,

Dulces besossssssssss



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...