miércoles, 28 de enero de 2015

La tarta deseada o Bizcocho de naranja convertido en árbol de almendro


Llevo años queriendo hacer una tarta árbol de almendro. Este árbol siempre me ha encantado. Es precioso, con sus flores rositas. Pero lo que más me gusta de él es su significado: cuando ves un almendro en flor se acerca el buen tiempo. Y yo llevo tan mal el invierno. El frio y la lluvia me deprimen, me dejan sin fuerzas. El sol me carga las pilas y soy feliz como una perdiz. 

La ocasión propicia para hacer mi almendro ha sido el santo de mi hija y mío. Yo la había imaginado siempre cubierta de fondant y aerografiada. Pero mi hija no la quería cubierta de fondant. Y éso, para mí, era una dificultad añadida, ya que, sin fondant, no queda tan perfecta. Pero... al toro, por los cuernos.

Como siempre, hice muuuuuchos bocetos. Lo primero que pensé fue en hacer una tarta con forma de árbol. Pero iba a resultar poco bizcocho para todos los que íbamos a comer. Así decidí hacerlo sobre una tarta de pisos. Pero quería darle un efectillo 3D. Hice ramitas de flores de almendro alambradas que combiné con flores de almendro sin alambre. Y me he quedado satisfecha con el resultado final (no confundir con falta de modestia, no estoy diciendo que sea espectacular. Simplemente que salió lo que yo quería).  
Además, fue un trabajo en equipo, ya que mi hija hizo todas las flores sin alambre y tienen trabajo.... los pétalos están texturizados uno a uno con una esteca. 


Las palomas somos mi hija y yo (estamos monas, ¿verdad?). Ella lleva un lazo y yo una flor. En todas las tartas que he hecho para nuestro santo, siembre he incluído algún elemento que nos simboliza a las dos. En este caso, al ser un arbolito pensé en mariposas o pajaritos. Pero al final elegí a ese animalito que simboliza nuestro nombre. 



Y ahora, vamos al bizcocho.... No sé cuántas recetas tengo ya de bizcochos de naranja, pero es que los cítricos me encantan. Y, bueno, he hecho un descubrimiento que tengo que compartir.

Ingredientes

- 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 250 gr. de azúcar
- 325 gr. de harina de repostería 
- 1 pizca de sal
- 5 huevos
- el zumo de una naranja
- ralladura de dos naranjas
- aroma de naranja

Precalentamos el horno a 175º. Batimos la mantequilla y el azúcar hasta que quede una crema blanca que ha aumentado en volumen.


Añadimos los huevos de uno en uno, el zumo de naranja y el aroma.


Incorporamos la harina poco a poco.


Por último, la ralladura rica de naranja. Cómo me gusta el olor que tiene!!!! Ese aroma que desprende cuando la rallas... me encanta. 



Lo ponemos en el horno unos 40 minutos. Yo suelo usar calor tradicional (arriba y abajo) porque el aire, me da la sensación de que reseca mucho los bizcochos y a mí me gustan jugositos. 

Y ahora voy a compartir mi descubrimiento. Es éste:


Ojo, que de naranja hay varios de la misma marca. Le puse medio botecito a la masa y el otro medio a la crema. La tarta iba rellena de una crema de chocolate blanco (este aroma es apto para chocolate). 
La crema la hice así: monté 500 gr. de nata vegetal Ambiante. Aparte derretí 325 gr. (3 tabletas) de chocolate blanco y le añadí el aroma. Dejé enfriar un poco y lo incorporé a la nata montada. Me estoy relamiendo sólo de acordarme!!!! 
Los bizcochos los bañé con almíbar y los rellené y cubrí con la crema que os he dicho. 
El sabor final de la tarta resultó espectacular. No me dio tiempo a hacer fotos del corte, porque fue... visto y no visto. Comimos unas treinta personas y todos les encantó. De verdad, buenísima, no excesivamente dulce, fresquita.... Muy rica. 
Si os decidís a hacerla, ya me lo contaréis. 

Dulces besossssssssssss

domingo, 25 de enero de 2015

Creps dulces


Pues así he comenzado el día hoy........

Al ser último domingo de mes, tocaba Asaltablog. Y este mes hemos asaltado un blog genial. 

Isa, llevo todo el mes repasando tus recetas y me he enamorado de un montón de ellas.  Asi que, aviso, te robaré más (risa malvada). 

Y aquí va la receta (fácil y rápida):


200 gr. de harina
2 huevos
250 ml. de leche
2 cucharadas de mantequilla derretida o aceite
2 cucharadas de azúcar
Una pizca de sal
Una cucharadita de Vainilla Clear de Wilton

Se bate todo junto. Yo, como tenía la mantequilla y los huevos fríos, puse todos los ingredientes, excepto la harina, a 37º en la Thermomix. Cuando estaba todo bien mezcladito, incorporé la harina. 

Rociamos la sartén con mantequilla o aceite y echamos la mezcla. 



Doramos por los dos lados.... y al plato!!!!

Ahora viene la parte más difícil. ¿Con qué lo acompaño? Porque quiero probarlo con todo!!! Caramelo, chocolate, mermelada, dulce de leche, nata.... 

Empecemos con aquello que forma parte de mi propia sangre: CHOCOLATE


De verda, riquísimos. Gracias al Asaltablog, hoy hemos tenido un desayuno de rechupete!!!! Os dejo la prueba evidente de que no he podido ni esperar a publicar la entrada. 


Dulces besosssssssssssss


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Dulce / Carne de membrillo




Mi maravillosa amiga  M.Angeles tiene una casa en el campo y planta muchísimas frutas y verduras. Solemos organizar comidas allí frecuentemente y la última vez que fuimos tenía membrillos. Membrillos de verdad!!!!
Así que me puse manos a la obra a hacer carne de membrillo.

 Cuando era pequeña no me gustaba nada, así que desde entonces no había vuelto a probarlo y seguía convencida de que no me gustaba. Pues menos mal!!!! He acabado yo solita con casi todo. Afortunadamente tengo buenos amigos con los que he podido compartirlo...
Cuando se lo ofrecí a mis niños no les gustó. Ésto debe ser genético y cuando sean grandes lo apreciarán,  jajaja. Seguro.

Los ingredientes son facilitos: 500 gr. de membrillo, 500 gr. de azúcar, un limón y una ramita de canela.


Elaboración:
Exprimimos el limón.
Pelamos y troceamos el membrillo. Ponemos los trozos de membrillo en una olla y los vamos rociando con el zumo de limón para que no se oxiden. Después añadimos el azúcar y dejamos reposar unas horas.
Yo lo dejé toda la noche.


Cuando me levanté por la mañana, me encontré el membrillo así. El reposo con azúcar le había hecho soltar este caldito tan maravilloso.


Añadimos la rama de canela y lo llevamos a ebullición. Bajamos la temperatura  y  lo dejamos cociendo a fuego lento hasta que el membrillo se ponga blandito y tenga este color tostadito tan mono.


Le pasamos la batidora y ponemos en un molde, tupper, fuente de pyrex... donde queramos. Alli se deja reposar unas horas hasta que endurezca y ya está listo para tomar.


A mí me dió por usar moldes pequeñitos con diferentes formas. Éste es uno de ellos, también tengo estrellas, corazones... así es más divertido.


Para acompañarlo, el queso y las nueces le van estupendamente. Espero que lo probéis.

Dulces besosssssssssss

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...