martes, 22 de julio de 2014

Gazpacho de sandía


¿A quién no le gusta un gazpacho fresquito con el calor que hace?

Y si lleva fruta, ya no se le puede pedir más. Éste tiene un toque dulce y está buenísimo. 

Con esta receta inauguro la sección "Recetas saladas" de mi blog. Llevo mucho tiempo dándole vueltas al tema. Primero pensé en crear un nuevo blog, pero mis sabias amigas me aconsejaron que no lo hiciera. Así que, no hay nuevo blog, pero sí nueva sección. Y nueva imagen gracias a mi amiga Conxy Gastroandalusí, que es un cielo y me hizo diseño y logo nuevos. Ha quedado precioso!!!!

Ingredientes: 

 500 gr. de  sandía sin pepitas y troceada



500 gr. de tomates cortados en trozos



1 tira de pimiento rojo. 
A mí me gusta más para este gazpacho porque es más suave, pero puedes añadirle pimiento verde o ninguno.


¡¡¡Cuánto color en un sólo plato!!! ¿Verdad?

A continuación, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y sal. 
Si te apetece, puedes ponerle unas gotitas de vinagre (yo le puse vinagre de miel y estaba muy rico).

Batimos todo durante unos cinco minutos (lo hice en Thermomix). Dejamos enfriar.



Lo puedes acompañar con la guarnición que quieras: jamón, sandía picada, tomate en daditos....

Espero que os haya gustado. Besosssssssssssss


martes, 15 de julio de 2014

El choco-bizcocho más rápido del mundo!!


Esta imagen despierta todos mis sentidos. ¡Qué buena estaba esta tarta!

Creo que mi contador para el paso del tiempo está pasando a ser las tartas que hago. Otra vez llegó el último cumple/santo familiar. Un año más. Este año me pidió una tarta de Xerneas (Pokemon). Pero al final conseguí negociar con él. Sacó una maxi tarta de choco-leche merengada y un brownie escandalosamente bueno. Y  yo me quedé con todas las partes del bicho en cuestión modeladas, pero no tuve que unirlas, jeje.

Una anécdota curiosa de esta tarta es que, claro, brownie y maxi tarta no caben en cualquier estómago. Así que puse un whatsapp en mi grupo de amigos y, no habían pasado diez minutos, cuando ya tenía a dos en casa, jajajaja. Esta tarta llegó a seis hogares diferentes y creo que a todos les encantó (o, al menos, éso me dijeron).

Y ahí va la receta.  Ingredientes:



1 vaso de aceite de oliva
1 vaso de leche
1 vaso de azúcar
2 vasos de harina
1 sobre de levadura
1 vaso de colacao
4 huevos L
 En función del tamaño del vaso, saldrá más cantidad de masa, o menos. 
Al usar aceite de oliva, el sabor es fuerte. Yo soy de Jaén y a mí me gusta, pero entiendo que al resto del mundo puede que no. Si es vuestro caso, usad un aceite de oliva con una acidez adecuada a vuestros gustos o, incluso, rebajadlo con aceite de girasol. 

 
Se mezclan todos los ingredientes en la Thermomix o en un bol grande... y a batir bien. Con la cantidad de masa que yo hice (usé una jarra del desayuno) llené dos moldes redondos de 20 cm. No olvidéis usar spray antidesmoldante. 


Cada bizocho lo corté en tres capas.


Ponía una base de bizcocho, la bañaba con almíbar y le ponía una capa de relleno. Encima ponía otra capa, la bañaba y aplicaba el relleno. Así seis veces. No bañéis las bases antes de ponerlas en su lugar definitivo porque se os romperán al moverlas.
El almíbar se hace con agua y azúcar. Lo calentamos un poco hasta que se disuelva el azúcar y lo dejamos enfriar. Yo lo aplico con un biberón de Wilton.


Iba alternando una capa de ganache de chocolate y una capa de leche merengada. 
La ganache de chocolate la hice con Nata vegetal Ambiante y chocolate de postres, en la misma proporción (500 gr de cada). Derretí el chocolate en el microondas y lo dejé enfriar. Monté la nata vegetal y le fuí añadiendo el chocolate derretido. 
La capa de leche merengada la hice también con Nata vegetal y aroma en pasta de leche merengada.
Luego le puse por encima una capa de ganache de chocolate sin montar. Y éste fue el resultado final.


Las fotos las hizo mi amiga Mavi, más conocida como Cocidito de mi vida. Ella tiene una habilidad especial para hacer fotos, así que le pedí que las hiciera. Y a la vista está el resultado.

Espero que os haya gustado. Si os decidís a hacerla, no olvidéis contarme cómo os salió. 

Besosssssssssssssssssss


martes, 8 de julio de 2014

Maeva. AOVE y proceso de elaboración



Si tuviera que elegir un sabor de mi infancia, sin duda, sería el acelite de oliva (Virgen Extra, por supuesto. No había otro). En cada comida que hacía estaba presente. En cada viaje, el paisaje siempre estaba lleno de olivos. Me encantaba ir a la cooperativa a llenar las garrafas, ese olor era tan maravilloso. Y la fiesta cuando se acaba la aceituna era genial. Son tantos recuerdos alrededor de este fruto tan especial....
Creo que todos conocemos ya las propiedades del aceite de oliva, afortunadamente. Así que, me voy a centrar en su proceso de elaboración.
En esta semana nos invitaron a visitar una fábrica de aceite: Maeva. Pero no es una fábrica cualquiera: está en Granada, es la más grande de Europa y una de las más grandes del mundo. En Granada!!!!
Estas son las vistas exteriores. 



La visita la realizamos de la mano de José Manuel Ramírez Sánchez, Director comercial de Maeva. Nos explicó todo el proceso de elaboración y envasado del aceite con mucho detalle y paciencia.


Aquí las dimensiones de todo son tremendas. Las fotos no reflejan la realidad. 
La recolección de la aceituna se realiza en los meses de noviembre a enero. Para obtener un aceite de calidad, la aceituna debe procesarse en las 24 horas siguientes a su recogida. 
Éstos son los carriles por donde suben las aceitunas para el proceso de limpieza, lavado, peso y almacenamiento.



 Después se procede a la molturación de la aceituna, es decir, ésta se muele. Se separa el hueso, y de él se obtiene el orujillo, un combustible industrial de alto poder calorífico (es producto que veis sobre la mano).
En estas imponentes máquinas se realiza el batido y el centrifugado de la pasta de aceituna. 
Las batidoras son recipientes de acero inoxidable que baten la aceituna a una temperatura entre 20 y 30 grados. De esta forma, la masa adquiere las condiciones adecuadas para separar el aceite del resto de sustancias. A continuación, esta masa pasa a la centrifugadora, que separa agua, aceite y residuos sólidos. Después se decanta y pasa a almacenarse



El almacenamiento se realiza en tanques de acero inoxidable, que mantiene al aceite en la oscuridad y a una temperatura suave y constante. Me llamó la atención que los depósitos no están rectos (se aprecia en la foto derecha abajo). Ésto es así para facilitar el sangrado y la limpieza del fondo, donde se depositan los posos. 
La bodega de Maeva puede almacenar hasta 11 millones de kilos de aceite.



El filtrado es el último proceso por el que pasa el aceite antes de su envasado. En él se eliminan las últimas partículas que han sobrevivido a la centrifugación y decantación por su pequeña dimensión. En caso de no ser filtrado, son esas partículas que, con el paso del tiempo, se posan en el fondo del envase y pueden conferir atributos negativos al aceite.



Éste es almacén de packaging y etiquetado. Maeva envasa aceite para 70 marcas diferentes en 47 paises. Tienen hasta 250 referencias distintas de aceite. Fijaos en las estanterías de las etiquetas, una pasada!!!!


Y ésta es la parte en la que me quedé con la boca abierta. Tienen dos máquinas sopladoras, jajaja. No sé si apreciais al lado de cada envase un tubito pequeño (si pincháis la foto, podréis verla más grande). Ese tubo lo meten en la máquina que sopla y se convierte en garrafa o botella. Magia!!!!!


Aquí ya vemos el proceso de envasado. Falta que lo podáis ver en movimiento, pero no pude hacer video. Así que tendréis que usar un poco la imaginación.


Me hizo mucha gracia ver las botellas volando.


Novedad de Maeva: sus nuevos aceites en spray, cuya imagen es Sergi Arola. Este formato es bastante útil porque usas la cantidad de aceite justa. Además, los hay con diferentes esencias, como albahaca o guindilla.
También nos contaron que son proveedores oficiales de aceite de todos los Paradores de España.


Foto de familia al salir. Muchas gracias, Maeva!!!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...