miércoles, 15 de abril de 2020

Comunión de una princesita



Esta mesa dulce la hice para la comunión de mi princesita Lola, mi ahijada. 

Fue hace tres años pero no la publiqué. Tengo mil cosas pendientes para el blog y ahora, en pleno confinamiento, creo que es el momento de las tareas pendientes. Comienzo con la más importante y os cuento el proceso.

El primer paso del proyecto fue elegir los colores. Ella quería chocolate, chocolate y chocolate. Así que pensé combinar marrón con su color favorito, que es el rosa y añadirle otro un poco más neutro, el amarillo pastel.
Después venía el diseño. Este paso se llevó mucho tiempo de preparación,  buscando recipientes, soportes, estantes....
Lo último que pude hacer con antelación fue el fondo. Me recuerdo en la Navidad anterior ya haciendo abanicos y la comunión fue en mayo...
Encontrar los folios con los colores exactos que yo quería fue bastante difícil. Y hacer los abanicos, se llevó muchas, muchísimas horas. Había cuatro tamaños. Cada uno de los grandes lleva 12 folios, los siguientes 6, los siguientes 3 y los más pequeños 2 😰


Descubrí una técnica maravillosa para cubrir las tartas falsas con goma eva y la puse en práctica. Con una pistola especial le puedes ir dando forma. Los dos pisos superiores, el rosa y el blanco, son de goma eva. El lazo también lo hice con goma eva. El piso inferior era un bizcocho de chocolate, relleno con chocolate, cubierto con ganache de chocolate y forrado con chocolate plástico. Las flores están hechas también con chocolate plástico. Para los que no lo sepáis, el chocolate plástico es totalmente comestible y está buenísimo. Se le da ese nombre porque es moldeable, como la plastilina. 


En la mesa estaban todos los dulces y golosinas favoritos de ella. Los cakepops no podían faltar. Eran cakepops de Oreo cubiertos con candy melts y decorados con una flor de almendro de fondant.


Sé que esta foto no se ve muy bien, pero tenía que incluirla. Primero, porque estas láminas de chocolate eran un imprescindible para ella. Segundo, porque el recipiente era tan bonito... un jarrón con unos tulipanes en el centro. Cuando lo ví, inmediatamente visualicé mentalmente esta imagen.



Quería poner una torre de macarons en los tonos a juego con la mesa y creo que quedó bastante resultona. Esta torre también costó lo suyo, porque no acertaba con el tamaño del cono y tuve que pedir varios hasta que llegó el perfecto. Ojo, cada vez que me llegaba un cono montaba toda la mesa. sin los dulces, obviamente, para ver cómo quedaba. El momento final fue también complicado porque los macarons son muy delicados y se rompieron bastantes al pincharlos en la torre. Y  ésos quedaron relegados a la parte de atrás, jajaja. 


Estas galletas estaban riquísimas, son la receta básica mía de galletas de vainilla. Le compré estos imprimibles comestibles y, la verdad, quedaron muy bonitos. Los jarrones de detrás son palomitas de maíz bañadas en chocolate y chocolate blanco tintado en rosa. Un gran ejercicio de paciencia. 


Hice bizcochos con forma de osito y los bañé en chocolate, los mismos colores que para las palomitas. Estaban muy ricos, pero, sobre todo, quedaron muy adorables. Además de esta mesa, había otras dos sólo de chuches, que las hizo su madre.



Fue un día precioso. Ella lo esperaba con mucha ilusión, lo vivió intensamente y todos los que la acompañamos compartimos su felicidad. 

El lugar donde hicimos la celebración era un restaurante en la sierra. Nos costó muchísimo encontrar un sitio que lo reservaran sólo para nosotros y tuviera espacio de juegos. Montamos lo que ella quería: castillos hinchables, una cama elástica, una gymkana y monitores que les hacían juegos. También nos hicieron juegos a los mayores. Fue increíble, recuerdo que nos dolía la tripa de tanto reír. Lo pasamos genial. Pero, sobre todo, ella tuvo un día muy especial. 

💗


Dulces besosssssssss

miércoles, 27 de julio de 2016

Helado de toffee y vacaciones


Con las temperaturas que tenemos, ésta era la entrada perfecta para irme de vacaciones. Yo no sé a vosotros, pero a mí el calor me tiene bajo mínimos. Así que me tomo un descanso de redes sociales, aunque, la verdad, ya me había desconectado un poco.


Me encanta hacer helados, sobre todo porque los míos no llevan lactosa. Y éso es muy importante.
Éste lo hice con la salsa de toffe que publiqué anteriormente. En casa les encantó a todos. Hice dos litros y acabamos peleando por las últimas cucharadas, jajaja.


Ingredientes:
- 500 ml. leche
- 120 gr. azúcar
- 120 ml. azúcar invertido (receta)
- 250 ml. nata vegetal
- 250 ml. salsa toffe
- 1 cucharada de maicena


Calentamos la mitad de la leche con el azúcar hasta que ésta se disuelva completamente.



Añadimos la salsa de toffe y removemos bien.


Cuando el toffe esté perfectamente incorporado añadimos el resto de la leche.


Removemos bien y agregamos el azúcar invertido.


En un poquito de leche disolvemos la maicena y añadimos a la mezcla anterior.


Seguimos removiendo y llevamos a ebullición. Dejamos unos cinco minutos que hierva o hasta que alcance una consistencia media. Retiramos del fuego y dejamos enfriar un poco.


Montamos la nata y la añadimos con movimientos envolventes. No montarla mucho porque costará mucho trabajo incorporarla, es mejor que tenga una consistencia media.


Ponemos nuestra mezcla en la heladera y seguimos las instrucciones del aparato. Si no tienes heladera, simplemente meter en el congelador.


Una vez que la heladera terminó, lo puse en un tarro de helado. Había guardado un poco de salsa de toffe para hacer pequeñas bañeras en el helado y también como topping para servirlo. 
Os aseguro que estaba delicioso. Espero que os animéis.


Feliz verano y dulces besosssssssssssss


martes, 26 de julio de 2016

Salsa de Toffe



¿Recordáis los caramelos de la Viuda de Solano? Pues esta salsa tiene ese sabor, un sabor de nuestra infancia. Yo no sé vosotros, pero a mí me encantaban esos caramelos.
Esta salsa puede acompañar cualquier postre, servir de cobertura de una tarta (podéis ver la Dobos Torte), puede ser un topping para una mousse o helado, o puede ser el sabor del helado. En definitiva, tiene todas las aplicaciones que vuestra imaginación dulcera alcance. 

Vamos con los ingredientes: 


150 gr. azúcar
3 cucharadas agua
60 gr. mantequilla
120 ml. nata



En un cazo, ponemos el azúcar con el agua y llevamos a ebullición. 



Dejamos hervir hasta que vaya tomando un color dorado. 



Cuando tengamos un caramelo dorado, añadimos la mantequilla en trocitos. 


Removemos bien y apartamos del fuego. Incorporamos la nata líquida, previamente calentada. 



Movemos bien hasta que la nata esté perfectamente incorporada y llevamos al fuego de nuevo. 


Cuando empiece a hervir, lo apartamos y dejamos enfriar.


Y ya tenemos nuestra exquisita salsa de toffe esperando para acompañar algún delicioso postre.

Dulces besosssssssssssss