viernes, 29 de abril de 2016

Pizza cones


Es pizza!!!! Una pizza súper original y divertida.
Desde que la ví por primera vez me enamoré perdidamente de ella. Estuve buscando mucho tiempo los moldes para hacer los conos, pero los que tenían un precio razonable sólo los vendían en Brasil. Así que estuve retrasando y retrasando la idea hasta que me propuse hacerlos sin molde. Empecé a buscar artilugios con forma cónica por la casa, pero ninguno me servía. Y un día se me ocurrio usar los conos de helados como molde. Después descubrí que había muchas más ideas por la red. Pero ya era tarde.

Vamos a empezar con la receta
- 540 gr. harina de fuerza
- 1 sobre de levadura
- 1 cucharadita de azúcar
- 2 cucharaditas de sal
- 350 ml. agua tibia
- 2 cucharadas de aceite


En un cuenco, o vaso de robot, combinamos harina, azúcar, levadura y sal.


Ponemos en marcha la pala y, con ella en movimiento, añadimos el agua y las 2 cucharadas de aceite. Batimos bien hasta que la masa forme una bola.


Si la masa queda pegajosa, añadimos un poco más harina hasta obener una bola sólida. Si la masa está demasiado seca, añadimos más agua.

Formamos nuestra bola y la ponemos en un recipiente engrasado con aceite de oliva. Lo tapamos con papel transparente y lo dejamos reposar en un lugar cálido hasta que duplique su tamaño, aproximadamente una hora.

Ponemos la masa sobre una superficie ligeramente enharinada, la estiramos con un rodillo y la dividimos en dos partes iguales. Las cubrimos con un paño de cocina limpio o papel film y dejar reposar de nuevo, esta vez menos tiempo, unos 10 minutos.

Mientras la masa está reposando vamos haciendo los moldes. Yo usé conos de helado y los rellené y forré con papel de aluminio.


Rociamos los conos con spray antidesmoldante.
Cortamos la masa en tiras o semicírculos para comenzar y cubrimos los conos. Comenzamos doblando la masa sobre la parte inferior del cono y la vamos pegando por la superficie hasta unir los extremos. Presionamos un poco en la unión para que se peguen bien los extremos y, si nos sobra, cortamos. La masa es bastante maleable, se trabaja bien.



Ponemos los conos sobre una bandeja con la "costura" hacia abajo. Horneamos 6-8 minutos a 220º o hasta que veamos que empiezan a dorarse.
 

Una vez fuera del horno desmoldamos los conos y los rellenamos con nuestros ingredientes para pizza favoritos. Yo, primero, los bañé con tomate por dentro. Después puse mozzarela rallada. Añadí jamón de york y una mezcla de tres quesos rallada. Por último, el orégano.... y al horno de nuevo. Tenemos que hornearlos de pie. Yo usé un soporte de conos de helado. pero podéis poner una jarra apta para horno o similar.


Ya sólo falta servir y degustar. La verdad, es que sólo por lo originales que son parece que están hasta más buenos que la pizza normal. Pero.... ya me contaréis.
Dulces besosssssssssssss

 
  

martes, 26 de abril de 2016

Bizcocho de limón, canela y almendras


Este bizcocho se merecería un monumento o algo así. 
Para mi hija es su súper-mega-preferido (de hecho, hasta se lo hago en versión magdalena para las meriendas).
Creo que es uno de los bizcochos que más veces he hecho y decir éso, teniendo en cuenta que no me gusta nada repetir, ya es mucho.  El sabor es intenso y natural (sin aromas). La textura gruesa que le aporta la almendra lo hace muy exquisito.
Lo he llevado a sitios muy diferentes y siempre ha gustado muchísimo. Hace poco teníamos un cumpleaños importante y la mujer del cumpleañero me pidió que le hiciera la tarta. Como ella ha probado muchas de las que he hecho, le pregunté qué bizcocho quería. Y me sorprendió diciéndome: "aquél que hiciste hace dos años que era una pista de tenis". Y se refería a éste, lo que indica que es un sabor que se recuerda.


  En alguna ocasión lo he llevado al trabajo. Recuerdo la última vez que lo llevé (en el formato de la foto). Un grupo de compañeras tomamos café a las 9 y, cada viernes, por turnos, llevamos algo dulce. Para el cumpleaños que os he comentado antes, hice un poco más de masa para hacer cupcakes y llevarlos. Les puse por encima la misma crema del relleno que llevaba la tarta. Yo estaba un poco agobiada porque pensaba que me había quedado amargo y estaba deseando que lo probaran para que me dieran su opinión. Recuerdo que se callaron y casi se me sale el corazón por la boca, porque pensaba que no les había gustado y no sabían cómo decírmelo. Y, de pronto, una dice: "Ay, Paz, ésto es una maravilla". Otra: "vamos, pero dices que no está bueno??? Creo que es uno de los bizcochos más ricos que he probado, Otra: "la textura es increíble, es un bizcocho muy original". Y respiré.

¿Os habéis animado ya? Jajajajaja. Pues vamos al lío: 


Ingredientes: 

3 huevos
175 gr. azúcar
175 gr. harina bizcochona
una pizca de sal
125 ml. leche
125 ml. aceite 335
125 gr. almendras tostadas con piel
Zumo de un limón grande
Ralladura de un limón grande (sin parte blanca, que amarga).
1 cucharada generosa de canela 


Precalentamos el horno a 175º
 Trituramos un poco las almendras, sólo un poco, que queden trocitos grandes (luego estarán muy ricos cuando nos los encontremos en el bizcocho). Reservamos.


Batimos todos los ingredientes líquidos: leche, aceite, huevos y zumo de limón. Añadimos el azúcar y batimos bien. Aparte mezclamos la harina con la canela y la sal. La agregamos poco a poco a la mezcla anterior.


Por último incorporamos las almendras y la ralladura de limón. Ya tenemos lista nuestra masa.
Las cantidades que figuran arriba dan para un molde de 20 cm. Yo hice el triple de la receta porque necesitaba dos tartas y muffins. 


Rociamos el molde con spray antidesmoldante, o con mantequilla y harina. Le ponemos la masa y horneamos durante 40 min. (o más, depende del horno. Lo mejor es pincharlo con un palillo y si sale limpio, es el momento de sacarlo del horno).



Una vez fuera del horno, lo mantenemos en el molde unos diez minutos.Después, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Aunque realmente no podrás esperar a que se enfríe.
Durante el horneado, no has podido despegar la nariz del cristal del horno, incluso quemándote. Ese aroma que desprende te habrá provocado una necesidad imperiosa de probarlo aunque te achicharres la boca, ya verás.
Si te sobra masa, puedes hacer magdalenas o mini magdalenas, que salen buenísimas!!!!


Este bizcocho lo suelo rellenar y cubrir con crema de lemon curd, que está buenísima y le va muy bien. La magdalena de la foto de arriba también lleva esa crema. Publicaré la receta más adelante, que merece la pena. 
Si lo hacéis, os va a encantar.
Dulces besosssssssssssss



jueves, 21 de abril de 2016

Muffins de york y queso


Yo podría vivir sólo de dulce, la verdad. Pero también me gusta, de vez en cuando, hacer cositas saladas un poco más especiales que la comida diaria. Estos muffins los hice hace tiempo, para el cumpleaños de mi hija. A todas sus amigas les encantaron, así que, con el visto bueno de cinco adolescentes, creo que han superado todas las pruebas de calidad. 


Creo que es una forma bastante original de preparar un picoteo salado. Y estaban muy ricos, el sabor era suave. El queso emmental le daba un toque buenísimo y el poquito de pimienta ponía la guinda.
Comparto la receta por si os apetece hacerlos. 


Ingredientes:
- 220 harina
- 2 cucharadita levadura
- 1 pellizco de sal
- pimienta
- 2 huevos
- 200 ml. leche
- 100 ml. aceite
- 175 gr. jamon de york en dados
- 150 gr. queso rallado

 
Comenzamos precalentando el horno a 175º.
Batimos los huevos e incorporamos la leche y el aceite. Batimos bien.


Aparte, mezclamos harina, levadura, sal y pimienta. Yo le puse una mezcla de tres pimientas que vende Hacendado, que tiene, si no me equivoco, pimientas rosa, verde y blanca. Viene con un molinillo, por lo que, al estar molidas en el momento, el sabor es mucho mejor. Pero, podéis usar pimienta blanca. 


Incorporamos la harina a la mezcla anterior y batimos bien, asegurándonos de que no quedan grumos. 


Ahora agregamos el queso y los daditos de york. El york no tiene que ser necesariamente en dados, podéis trocear lonchas, si tenéis en casa. Batimos hasta que todos lo ingredientes estén repartidos uniformentemente. Y ya tenemos lista la masa, facil ¿verdad?


Preparamos una bandeja de muffins con las cápsulas y las llenamos dos terceras partes de su capacidad. Espolvoreamos un poco de queso rallado por encima. Yo uso el queso emmental rallado, pero, lógicamente, ésto se puede cambiar. Cada uno que elija el queso que más le guste, incluso, podéis rallar un curado.


Horneamos unos 20 minutos aproximadamente o hasta que veáis que están doraditos. Los sacamos del horno, los dejamos 5-10 minutos dentro de la bandeja. Después terminamos de enfriar en una rejilla. Aunque un poquito calientes también están buenos.


Espero que los disfrutéis mucho.
Dulces besosssssssssssssssss
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...