martes, 20 de octubre de 2020

De boda con Ana, Dani y Harry Potter.






























Ésta es, sin duda, una de las cosas que he hecho en mi vida que más satisfacción me ha proporcionado. 
En primer lugar, por ser para quien era. Ana y Dani, Dani y Ana. Ana es una persona a la que, simplemente, adoro. Y Dani, aunque no hemos pasado mucho tiempo juntos, pero se hace querer. Y los dos juntos hacen una pareja absolutamente adorable. 
En segundo lugar, soy muy fan, una Potterhead 100 %























Ana me pidió un regalo de boda que me hizo muy feliz: la mesa dulce.  
Su boda era temática: Harry Potter (omg, omg!!!!)
Así que me puse manos a la obra, aproximadamente unos ocho meses antes.  El Pottercamino se llevó a cabo en 5 fases (debería haber preparado un power point jajaja). 
Primer paso: volver a ver las películas de Harry Potter unas cien veces cada una, jajaja. Las veía, las paraba, hacía fotos a la pantalla de la tele. Tengo el móvil lleno de capturas de imágenes.
Segundo: listado de todos los elementos que eran imprescindibles, por ser icónicos. Después, convertirlos en objetos comestibles o decorativos. Así que hice una larga lista de dulces, chuches y objetos.
Tercero: Comienza la búsqueda de todos los cuencos, bandejas, botellas, elementos decorativos…..
Cuarto: pre-preparación, elementos que pude hacer con antelación.
Quinta: montaje

Esta mesa medía 5,5 metros. La foto la hace parecer más pequeña, pero estaba medido por el papel que necesitamos para hacer el fondo. Así que la voy a desglosar en tres partes y después comentaré detalles concretos. Va a ser una entrada larga, aviso. Si no tienes paciencia, abandona. Ahora!!!

Ala derecha: Honeydukes. Es la tienda de chuches de los primeros libros de Harry Potter. 
Estéticamente destaca el color verde, así que me dediqué a forrar soportes con goma eva. Analicé al milímetro todos los elementos de Honeydukes. No están presentes todos, obviamente, pero quizá los más representativos. 


Ala izquierda: la tienda de los hermanos Weasley. Aquí el color, como veréis cambia mucho, básicamente todo era de color marrón. Añadí otros objetos que no eran propios de la tienda, pero que, cromáticamente, quedaban genial, como las mandrágoras, las ranas, etc. 


Vista central. El elemento principal, la tarta, rodeada de una miscelánea de objetos y dulces.
Y pasamos al detalle. Empezamos con los dulces.


La tarta, la niña de mis ojos. Hice mil quinientos millones de bocetos, porque quería que la tarta fuera un compendio de Harry Potter, con los iconos más relevantes y que, estéticamente, fueran combinables entre sí. Elegir cuatro, fue muy difícil.
1.- El tren. Los pisos inferiores están forrados con goma eva. Simulé la piedra del túnel con goma eva gris y compré un soldador de hierro para darle profundidad. Primero probé con rotulador, pero no tenía sensación de volumen. Así que el soldador dio el efecto que yo quería, aunque se llevó su tiempo. Lo hice en dos días, pero estaba en la fase 4 y tenía tiempo. El tren está en relieve, no sé si se aprecia.
2.- Las casas de Hogwarts, cada una de ellas representadas con su color y en el centro el escudo del Colegio. Pinté la goma eva con colorante en polvo para dar un aspecto envejecido. 
3.- El patronus de Harry Potter. Es tan bonito, está taaaan cargado de significado y era el contraste perfecto para el piso de arriba. Fue muy, muy difícil encontrar la forma de hacerlo para que quedara bien y, bueno, creo que el resultado fue muy aceptable.
4.- After all this time. Always. Una frase épica de la saga HP que rebosa amor y me parecía perfecta para ese momento Dani-Ana.

Mandrágoras
Estos cupcakes deberían haber incorporado sonido, habría sido espectacular 😂 Cada maceta llevaba dentro un brownie y las mandrágoras son de chocolate plástico. Las hojas, obviamente, fondant. Las caras las hizo Lola y le quedaron absolutamente increíbles, esos gestos están clavados. 


Galletas
Los conjuros, imprescindibles también. Son galletas de vainilla, cubiertas con fotos comestibles. Conseguir la letra de Harry Potter me costó bastante, pero no hay nada en esta vida que no consiga la tenacidad. 


Snitchs doradas.
Son cakepops de oreo pintados con pintura dorada comestible. El  Quidditch tenía que estar presente, está claro. Tengo que decir que el calor jugó en mi contra. Las alas estaban hechas de fondant y con el calor se vinieron abajo, pero estaban muy buenos, así que los indultamos.


Calderos 
Otros que sufrieron el calor, porque la buttercream se derretía. Era bizcocho de chocolate con Swiss Meringue Buttercream de dulce de leche. Estaban cubiertos con fondant y el asa es regaliz negro. 





Cajas de Bertie Botts

Esto fue todo un reto. Imprimí los patrones en cartón blanco lo más grueso posible. De uno en uno los fui recortando con tijeras hasta que llegué a las ventanas. Imposible recortarlas con tijeras y tampoco con un cutter cualquiera porque dejaba bocados. Así que, gracias a esta cajitas, ya tengo un cutter profesional, algo que siempre había deseado jajaja.
Una vez todo recortado, había que pegar la base y los bordes. Monté las bolsitas de las grageas para meterlas dentro. Le hice un agujerito a las cuatro esquinas de cada cajita y finalmente las uní con un lacito rojo. 

Hice 100, una para cada invitado. Recapitulemos.
100 recortes, 400 ventanas, 100 pegamento en bordes, 100 bolsitas, 400 agujeritos y 100 lacitos.
Lo mejor de todo, lo disfruté muchísimo. Porque en cada paso visualizaba el final y sabía que iban a quedar geniales. 

Golosinas Honeydukes
Esto también fue muy divertido. Elegir las chuches que quería incluir, buscarles un similar en golosinas comestibles y buscar las etiquetas. Hice muchas pruebas de impresión para los tamaños porque tenía que ajustar a cada recipiente, a cada bolsa.... 

Cada soporte, cada tarro, cada caja están buscados expresamente para cada chuche. Lo que más me costó encontrar, increíblemente, fueron las piruletas. 
Cada vez que veo las fotos, me invade una sensación de felicidad....

Tienda hermanos Weasley
Todo en tono madera y con las golosinas más representativas, que eran todas súper divertidas: unas hacen que te desmayes, otras que vomites... vamos, una delicia. Aragog, ¿dónde vas?


El jarrón "Licorice wands".
Ana me dijo que el regaliz negro era una de las chuches favoritas de Dani, así que lo convertí en varitas mágicas.
Todo, absolutamente todo tenía una simbología. 
El cuadro que hay detrás del jarrón lo pintó Paz Jr. y es una representación de las profecías, que tenían que estar presentes y ésta fue la forma elegida, mediante una pintura. 


Las pociones
Ésto también me encantó hacerlo, aunque casi me intoxico. Menos mal que todo lo preparé con tiempo, los botecitos de cristal tardaron más de dos meses en llegar. Para las etiquetas compré folios simulando pergamino, imprimí los nombres y quemé los bordes con un mechero. Ése fue el momento intoxicación, por el humo. Compré bebidas de diferentes colores et voilà.


Butterbeer y Pumpkin juice 
Tenían que estar presentes. Cuando yo encontré esas jarritas absolutamente adorables casi lloro. La bebida era cerveza tipo shandy con buttercream. Y el zumo de calabaza en unas botellas que a mí me recordaban a la gaseosa que bebíamos de pequeños. 

Objetos importantes:


El vociferador es que me encanta y tenía que estar. Lo busqué por internet, pero nada que ver con la realidad. Así que Paz Jr. se puso manos a la obra y le salió maravillosamente bien. Lo conservo enmarcado.


Otro imprescindible, el sombrero seleccionador. Lo hizo Lola y tardó casi un mes. Son capas y capas de papel maché dándole forma en cada una de ellas y pintado varias veces. El resultado, amazing.



Mi Hedwig!!! Este animal siempre me ha parecido muy tierno y el de la foto habla inglés americano. Lo tuve que pedir a Estados Unidos porque los que pude encontrar más cerca parecían de broma. Obviamente también le busqué una casa.... jeje.


La pared. Está forrada con papel simulando ladrillo. Esto demoró mucho el montaje final. Lo hicieron Lola y Paz Jr.  el mismo día de la boda. Tardaron unas cinco horas porque fue muy difícil cuadrar los ladrillos. Pero quedó impresionante. Nos faltó un poco de papel, pero los colores debajo eran muy "Halloween", así que tampoco quedaban mal. 

Las velas colgantes, el cartel del anden 9 3/4, el cartel "Se busca" de Sirius Black, el deméntor. Había un cofre con monedas de chocolate con un letrero de Gringotts. 
Y, por supuesto, las ranas de chocolate y los bombones explosivos que hizo Ana. Con el lío que tenía no entiendo cómo le dio tiempo. 


Finalizo con una vista completa de la mesa. Un recuerdo maravilloso que siempre me tendrá conectada de una forma especial con vosotros, Dani y Ana. 
Hay un momento que recuerdo con mucho cariño y es la cara de Dani cuando vio la mesa. Su reacción. 
Y ya sí termino. De verdad.

Dulces besosssssssssssssss










1 comentario:

  1. Nos dejaste sin palabras, una mesa dulce tan geande, con tantísimos detalles, con tanto significado, una ingente cantidad de esfuerzo pasión y dedicación, las gracias se quedan cortas. En casa guardo mis botecitos de pociones(cambié el zumo por otras pociones), mis grageas Berry bot y bolsitas de la tienda de los hermanos Weasly, aparte de cartelitos varios... Y esque no puedo evitar que cada vez que los veo se me ilumine la cara y sonría como boba, es una delicia. Me siento tan querida y arropada que no hay palabras para describir.
    Mil millones de gracias que vienen arropadas en cariño y amor, muchísimo amor!

    ResponderEliminar

Gracias por leerme.
Me encantaría que contaras qué te ha parecido mi entrada.